Mi entorno sonoro. Lorena Gómez Cid

En lo que parecía un silencio sepulcral, con algún que otro sonido de los vecinos más madrugadores, suena la alarma de mi móvil. Después de retrasarla cuatro veces me pongo en pie con el escaso chirrido de los muebles.

Son las siete de la mañana y comienzo a escuchar al resto de mi familia despertándose. Puertas que se abren y se cierran, grifos en marcha que dan la señal de un nuevo día y algún que otro intento de saludo. Me visto con el sonido de los platos y electrodomésticos mientras se prepara el desayuno y articulo mis primeras palabras cuando llego a la cocina. Tras una breve y poco profunda conversación me alejo de casa dejando atrás el sonido de la puerta que se cierra a mi espalda.

Entre el sonido de los diferentes objetos que se mueven en mi mochila intento buscar las llaves del coche. Me adentro y lo pongo en marcha. El motor ruge y puedo escuchar como las frías noches en la calle le van pasando factura. Después de unos minutos escuchando solo mis pensamientos así como el motor, las marchas y los coches de la calle, enciendo la radio en busca de una canción capaz de despertarme como si de café intenso se tratase.

Entre el sonido de la radio, mi propia voz reconociendo las canciones, el pitido de los coches, el intermitente y el motor de fondo, me dispongo a recoger a mis acompañantes habituales.

Todo cambia un poco, bajamos el volumen de la radio y comenzamos con un ¡Buenos días! una conversación que se mantendrá durante los siguientes 40 minutos. Dos voces más me acompañan en este trayecto, una femenina y otra masculina, en un conversación y algún que otro canto, junto al sonido de la carretera en hora punta.

Llegamos a la Universidad y el bullicio de múltiples conversaciones en el pasillo inundan nuestros oídos así como el sonido de una muy solicitada maquina de café y pasos que recorren de arriba a abajo el edificio.

Al entrar en clase las conversaciones se mantienen, al que se une el momento de sacar el material. Libros que chocan con la mesa, ordenadores que se encienden y el rápido movimiento de las sillas.

Una vez empezada la clase, la voz del profesor llena la sala junto de un rápido tecleo, algún que otro murmullo y el sonido de los coches a lo lejos. Esto irá intercalado con descansos donde vuelven las conversaciones, las risas y algún que otro grito.

Una vez acabadas las clases el momento del coche se repite, aunque esta vez las conversaciones tienen menos fuerza.

Una vez en casa vuelta a los sonidos de la cocina, platos, vasos, cubiertos y los pasos de mi madre en un intento de tener todo a punto. Tras una cuantas conversaciones, en busca de relajación me meto en mi cuarto. Con el sonido de las obras de fondo y mi vecina pasando el aspirador me pierdo en un profundo sueño.

Al rato, vuelta al sonido escandaloso de mi alarma. Una vez puesta en pie y con la voz de mi padre hablando por teléfono de fondo, me pongo a trabajar con mi lista de reproducción favorita del momento y el rápido tecleo del ordenador. Sin embargo, más pronto de lo habitual comienzan mis vecinos a tocar la guitarra, perdiendo toda concentración en mi escritura.

Entre trabajo y trabajo comienzo a reproducir videos en Youtube, cuyas mil y un historias me acompañan a lo largo de la tarde.

Finalmente llega la hora de la cena donde comienzan las conversaciones en familia para ponernos al día. Conversaciones que se intercalan con el bajo sonido de la televisión de fondo.

Vuelta a la habitación y vuelta a mi mundo, donde los protagonistas de mis series favoritas me acompañan hasta que el sueño me atrapa de vuelta entre sus garras.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s